¡Pura creatividad!

Tómese un tiempo y relájese durante una semana en nuestra finca. Este año volvimos a disfrutar de las populares días creativos, del 3 al 8 de octubre. En lugar de contar nosotros mismos, nos gustaría dejar que una de las participantes diera su opinión. Aquí están sus impresiones:

“A pocos kilómetros del pueblo andaluz de Ojén se encuentra la finca ‘El Tejar’, donde este año tuvo lugar un seminario creativo de seis días de duración, dirigido por las artistas Heike Kleffmann y Ellen Schlottner, quienes invitaron a hacer y probar la creatividad.

Justo detrás de la puerta de hierro forjado, nos recibe una naturaleza exuberante y diversos aromas de las flores.

Cada día comenzaba con un desayuno preparado con cariño. De este modo, todos los ‘creativos’ se conocieron mejor rápidamente y luego se pusieron en marcha.

Durante los días siguientes, todos pudieron ser creativos bajo la dirección de Heike y Ellen (cada uno por su lado). Heike nos enseñó a perder la timidez para dibujar y que lo imperfecto puede ser muy hermoso. Todo tiene su propio encanto. Sólo tienes que ser valiente y empezar. Así que al poco tiempo nos pusimos a dibujar y nos sorprendió la rapidez y la calidad con la que creábamos obra tras obra.

Ellen nos presentó varias técnicas, incluida la descalcomanía. Se trata de una técnica de ‘impresión’ en la que se pinta un papel con pintura líquida y luego se pone un folio o una lamina de vidrio sobre él.  A continuación, se desliza el folio o la lamina de vidrio hacia delante y hacia atrás y, finalmente, se levanta. Esto crea un marmoleado y degradados de color en el papel original. Pronto todos estábamos en un frenesí de colores y estábamos empujando, tirando y girando folios y láminas de vidrio. Aparecieron maravillosas imágenes surrealistas, que pudieron perfeccionarse con otras herramientas en el transcurso de la semana.

Por supuesto, la propia finca ofrecía los mejores motivos de dibujo. Y así, con la artista Heike, papel y fineliner, fuimos en busca de motivos en la finca. Muchos lugares hermosos acabaron en los cuadernos de dibujo de los participantes.

Ser creativo en la naturaleza, sentir el sol y el viento, escuchar los sonidos de la naturaleza… ¿qué podría ser mejor? La belleza de este lugar hace que el corazón se eleve y no deja a nadie indiferente.

Y así, a lo largo de los días, se creó obra tras obra que asombraba y sorprendía. Los colores, las técnicas, las ideas, los materiales… todo junto dio lugar a una explosión de energía creativa que nos permitió producir las obras más diversas.

Y entonces llegó el momento de decir adiós, a los demás, a los viejos y nuevos amigos, a la finca, a ser cariñosamente atendidos por los residentes de la finca que nos mimaron con maravillosas comidas orgánicas, a nuestro propio ‘lugar de trabajo’, a la atmósfera, el silencio y la sensación de paz que da este lugar.

Esta oportunidad de descubrirnos a nosotros mismos creativamente fue genial, fue muy especial.

Volveré para los próximos días creativos en 2024…”

error: Alert: Content is protected !!